El equipo de la UPM ganó el XIII Torneo de Debate Universitario

02.04.2018

¿Es la corrección política una amenaza para la libertad de pensamiento? Esta fue la pregunta que se plantearon los alumnos de los 22 equipos que participaron en el XIII Torneo de Debate Universidad Francisco de Vitoria. La Universidad Politécnica de Madrid (UPM), con solo dos componentes en su equipo, Carlota Delso, estudiante de 2º de "Teleco" en la ETSIT y Paula Villaseñor Cano, estudiante de 2-3º de industriales, ganó el evento.

El torneo se celebró en la sede de la Universidad Francisco de Vitoria los días 8, 9 y 10 de marzo.

Además de la UPM, entre las universidades rivales se encontraban: la Pontificia de Comillas (Icai – Icade), CEU San Pablo, la Rey Juan Carlos (URJC), la Carlos III de Madrid (UC3M), el Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef), la Francisco de Vitoria (UFV), la Universidad Francisco Cánovas de Málaga (UMA), la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE), la Complutense de Madrid (UCM), la Universidad de Córdoba (UCO), el Colegio Mayor Universitario Isabel de España, Centro de Estudios Babel, CEU Abat Oliba y la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC).

Los debates comenzaron el jueves 8 por la tarde y terminaron el sábado 10 a mediodía. El equipo de la UPM logró alcanzar la final después de quedar en el quinto puesto entre los ocho mejores equipos y vencer en la fase eliminatoria al CEU y a uno de los equipos de la UFV. Finalmente,  la UPM ganó la final en el Aula Magna de la universidad ante la URJC, siendo la primera universidad de ciencias que ganaba el mismo.

La ganadora del Premio al Mejor Orador fue para Paula Villaseñor, una de las integrantes del equipo de la UPM. El mejor orador se elige sumando los votos que haya recibido cada alumno participante en cada uno de los debates de la fase de clasificación.

Sobre el torneo

Los cruces del torneo se sortearon el 2 de marzo, e incluyeron varios cambios respecto a los años anteriores. El sistema de grupos dejó paso a un nuevo formato en el que “todos se enfrentarán a todos” para que los mejores equipos pasen de ronda de forma “más justa”. Además, se aplicaron otros cambios en el reglamento. Más debates, con al menos cuatro enfrentamientos por equipo en la fase de clasificación y mayor tiempo para argumentar en cada choque. Se introdujeron pequeños cambios en el sistema de evaluación para que se remarcara el carácter académico. Otra de las medidas más importantes fue en torno a los jueces, ya que hubo dos en la fase de clasificación y estos hicieron un pequeño feedback a cada equipo y se les explicó por qué habían ganado o perdido. Cada uno de los equipos tenía asignada una letra a la hora del sorteo.

Todos los equipos deben realizar una exhaustiva investigación previa acerca del tema a tratar, elaborando argumentos que construyan dos posturas distintas, una a favor y otra en contra. Una vez en el debate, se sortean las posturas y comienza el mismo. Así, estos debates integran cuatro roles principales, que generalmente desempeñan personas distintas, aunque en ciertas ocasiones una persona puede realizar más de un turno.