Tres profesores de la ETSIT-UPM han participado en el desarrollo de un escudo anti-drones ‘made in Spain’

09.01.2019

Los vuelos ilegales de drones han puesto en jaque esta Navidad, y ayer mismo, las pistas del aeropuerto de Gatwick, en Londres. Alberto Asensio López, Javier Gismero Menoyo y Mateo Burgos García, profesores del Grupo de Microondas y Radar, del Departamento de Señales, Sistemas y Radiocomunicaciones de la ETSIT-UPM han participado con la empresa ART Advanced Radar Technologies, en el desarrollo de una solución ante este problema.

¿Se puede asegurar un aeropuerto contra las máquinas tripuladas a distancia? La empresa española Indra asegura que sí, en una información publicada en ElPaís.com. Indra, en colaboración con grupos de investigación y otras empresas partner como ART, han desarrollado una solución específicamente preparada para proteger un aeropuerto o cualquier otro espacio civil o militar frente a varios drones que vuelen sin autorización, poniendo en riesgo la seguridad, según la empresa.

Se trata de un escudo inteligente, denominado ARMS (Anti RPAS Multisensor System), capaz de detectar la presencia de estas aeronaves a kilómetros de distancia, mucho antes de que supongan un riesgo, identificar el modelo de aeronave del que se trata y neutralizarla si invade la zona a proteger.

La solución ARMS puede utilizarse de forma dirigida para dejar fuera de juego un solo dron, en una intervención quirúrgica, o todo un enjambre de aeronaves completo, aplicando medidas más agresivas. En caso de que la invasión se produzca simultáneamente desde diferentes puntos, el sistema también está preparado para activar una defensa completa, generando una cúpula de protección.

El sistema dispone de un radar con un alcance de varios kilómetros, que se adapta en función de las necesidades específicas de cada aeropuerto o instalación, para asegurar la cobertura necesaria. Este sistema garantiza la detección de cualquier objeto en el aire sin importar si es de día o de noche o si la niebla o lluvia dificultan la visibilidad.

Para confirmar la alerta del radar, las cámaras infrarrojas desplegadas se dirigen de forma automática hacia el punto indicado para confirmar que efectivamente se trata de un dron. Comparando la imagen con la base de datos se logra determinar de qué tipo de dron se trata, lo que ayuda al sistema ARMS a definir cuál es la estrategia más eficaz para contrarrestarlo.

El sistema también escucha y estudia cómo se está comunicando el dron, qué tipo de enlace de datos está utilizando, en qué frecuencia, cómo recibe información para orientarse, pudiendo incluso a determinar desde dónde está siendo controlado y por tanto dónde se encuentra el piloto. Como si de un objetivo militar se tratase, el sistema observa el dron y recoge toda la información posible antes de pasar a la acción y neutralizarlo.

El grado de inteligencia del sistema de Indra, según se cita en ElPais.com, es tan elevado que puede llegar incluso a aplicar técnicas de spoofing, con las que suplanta la señal de posicionamiento del dron para engañarlo y asumir su mando y poder hacerlo aterrizar en el lugar que deseemos. También está dotado de capacidad de aprendizaje continuo, incorporando avanzados algoritmos que hacen que el sistema disponga de la inteligencia necesaria para ganar precisión cuanto más se utiliza.

El peligro de los drones

Los drones son cada vez más populares, baratos de adquirir y fáciles de pilotar, lo que puede llegar a convertir estos artefactos en extremadamente peligrosos en las manos de personas inadecuadas. Además de suponer un peligro para un aeropuerto, los drones también pueden utilizarse para invadir la privacidad, poner entredicho la seguridad de una planta nuclear, atacar el sistema de distribución energética de una ciudad, o poner en grave riesgo la seguridad de un evento deportivo multitudinario.

En la actualidad, el uso de drones de pequeño tamaño para realizar trabajos fotográficos o de medición comienza a ser bastante habitual. Incluso en nuestra escuela, contamos con Drones, diseñados por los propios alumnos. En los próximos años, el empleo de estas aeronaves crecerá exponencialmente a medida que la normativa vaya regulando y facilitando su uso y se vayan utilizando en nuevos sectores, como el de la logística y transporte. Plantas industriales, infraestructuras críticas, aeropuertos y edificios oficiales deberán estar preparados para protegerse y asegurarse de que estas aeronaves no invadan su espacio, dado que podrían llegar a emplearse para atacarlas o vigilarlas.

ART - Advanced Radar Technologies

Desde su origen como spin-off del Grupo de Investigación en Microondas y Radares (Universidad Politécnica de Madrid), ART se ha dedicado a estrechar la relación entre la Universidad y el mercado de la Seguridad, la Defensa y el Espacio, diseñando soluciones innovadoras en el campo de la tecnología.

ART lo hace posible gracias a un sólido equipo de I+D complementado con profesionales del desarrollo empresarial de gran experiencia.